Características Socioeconómicas Generales

En la región norte del país, a la que pertenece el departamento de Alta Verapaz, el 75.3% de la población se encuentra en la pobreza; el 52% en la extrema pobreza, con diferencias entre el área urbana y rural en las que se reporta el 30.9% y 56.3% respectivamente.

Adicionalmente el indicador de las Necesidades Básicas Insatisfechas ubica a la región Norte, como una de las que cuenta con los indicadores más altos, reflejo de la insuficiencia o escasa calidad de los servicios en materia de: Calidad de Vivienda baja en el 28.9% de los hogares; Hacinamiento en el 70.7%; Carencia de Servicio de Agua en el 39.4%; Carencia de Servicio Sanitario el 14.9%; Inasistencia Escolar del 27.3%;  Si bien ha habido mejoras en los últimos años, las mismas son mínimas para el área rural.

El Municipio de Santa María Cahabón se encuentra entre los 102 municipios identificados como de mayor vulnerabilidad alimentaria, debido tanto por los factores estructurales de pobreza, como por los coyunturales relacionados con las irregularidades climáticas. Según estos datos, del total de la población del municipio, existe un 66.8% de prevalecía de retardo de talla y la vulnerabilidad alimentaria es considerada extrema. En cuanto a la Desnutrición Crónica, la padece el 55.60% de la población. Es el municipio del departamento de Alta Verapaz que presenta los datos más preocupantes.

El municipio de Cahabón cuenta con un total de 42,949 habitantes (2002), de los cuales el 98% es indígena, principalmente de la etnia q’eqchi’. El 90.62% de la población vive en el área rural y el 9.38% en el área urbana. El 58% tenía menos de 18 años en el 2002. En cada una de las comunidades la población esta en su mayoría dispersa, viviendo junto a su parcela de tierra, algunas de las viviendas pueden distar más de una hora a pie hasta el centro de la comunidad.

En diciembre de 1996, se firmaron los Acuerdos de Paz entre la Unión Revolucionaria Nacional Guatemalteca y el Estado de Guatemala, dan fin a 36 años de conflicto armado interno. El cual dejó como saldo más de 200.000 muertos y desaparecidos y casi un millón de desplazados tanto internos como a México. En noviembre de 2007 fueron las últimas elecciones nacionales y municipales, como resultado de las elecciones a Presidente, quedó el partido UNE como fuerza mayoritaria, tomando posesión en enero de 2008 Álvaro Colon Argueta como Presidente de la República. 

Contexto Económico

La Población Económicamente Activa  está alrededor del 30% respecto del total, siendo el 86. En cuanto a los sectores de producción, más del 90% de la población de Cahabón se dedica a la agricultura, por cuenta propia o asalariado en fincas en el propio municipio y actualmente  en otros municipios y departamentos. 

Los/las campesinos/as practican una agricultura de subsistencia, cultivan granos básicos (maíz, fríjol y chile) destinados para el consumo familiar y bajo la modalidad de agricultura de guamil – sistema de rotación de guamiles -. Este sistema agrícola hace que cada dos o tres años deban dejar descansar la tierra por un tiempo similar debido al agotamiento de la tierra, la cual es pobre en nutrientes y muy expuesta a la erosión por las lluvias, viento y pendientes.

También se han desarrollado algunos cultivos para la exportación principalmente cardamomo y café. Estos en algunos lugares están siendo abandonados por la caída y variaciones fuertes  de los precios internacionales desde hace varios años. En el caso del cardamomo fue introducido por los latifundistas en los años 30 o 40 del siglo XX. Aunque desde que ha comenzado el proceso de regularización y reivindicación de los campesinos y ha sido un producto en expansión constante.

La mayor parte de las cosechas de los cultivos destinados a la exportación (principalmente cardamomo y café) son vendidos a intermediarios debido a la inexistencia o mal estado en que se encuentran las vías de acceso; la ausencia de una estructura organizativa adecuada y la deficiencia de recursos (capital) y conocimientos técnicos para llevar a cabo la comercialización, incide en los bajos precios que obtienen los/las pequeños productores.

El ingreso familiar se complementa mediante la contratación temporal que los campesinos, en su mayoría hombres, realizan en fincas ubicadas en otros municipios del departamento o fuera de este. El salario diario mínimo para el sector agrícola asciende a Q.52.00 (equivalente a Euros 4.75), sin embargo el salario pagado está por debajo del mínimo, en torno a los Q. 35.00.

Educación

Según datos disponibles sobre Educación, la tasa de alfabetismo para personas de 15 años y más de edad por sexo y categoría étnica en el departamento de Alta Verapaz, en el 2002 era la siguiente: el 55.8% de los hombres indígenas eran alfabetos, frente al 90.3% de los hombres ladinos, y el 31.6% de las mujeres indígenas eran alfabetos frente al 86.1% de las ladinas, lo que muestra una fuerte desproporción en cuanto a origen étnico y género, característico de la situación de exclusión y discriminación reinante en la región y en el país. Las mujeres indígenas del área rural son con diferencia las más excluidas y en mayor proporción analfabetas, llegando en las regiones más aisladas casi al 90% de las mismas.

La mayoría de las comunidades del área rural cuentan con escuelas de Educación Primaria. Sin embargo, dichos establecimientos suelen encontrarse en condiciones precarias debido a la falta de infraestructura adecuada, falta de equipamiento y mobiliario básico, unido a la falta de materiales didácticos y libros de texto. La mayoría de los maestros hoy día son Q’eqchi’, pero con capacidades pedagógicas y educativas bien limitadas.

En el nivel Secundario, las opciones de estudio y su calidad suelen ser bastante limitadas. Entre las pocas opciones con que cuentan las familias del área rural de bajos recursos de que sus hijos/as continúen con su educación secundaria, está el Colegio para Señoritas “Misión Santo Domingo” (internado para mujeres del área rural) y el Instituto Agroecológico “Fray Domingo de Vico”.  En cuanto al nivel profesional (Diversificado) en Cahabón existe un Colegio para la preparación de Maestros y Maestras, un bachillerato y un colegio que saca peritos en administración y secretariado. No hay ninguna opción para una formación contextualizada en materia agropecuaria.

Cientos de campesinos venden por un trozo de pan los terrenos que acaban de comprar. Los compradores son inversores nacionales o internacionales que instalan plantas agrícolas de grandes dimensiones: plantaciones de bananas, o de palmeras para la obtención de aceite. Algunos de los que han vendido su terreno compran con el dinero un viejo camión o vehículo utilitario que, con toda seguridad, dejará de funcionar en un tiempo previsible. Ya en este momento son centenares los que se suben diariamente a los camiones para dejarse transportar a las modernas fincas y trabajar como jornaleros cortando bananas o plantando palmeras mientras que el propio suelo se hace cada vez más improductivo y se estepiza lentamente. La juventud indígena apuesta hoy en día a la carta de la formación a fin de obtener un título que le permita entrar en el sistema social que se perfila para el futuro. Así como la carta a la que se apostó durante treinta años era la de la “tierra”, hoy es la del “estudio”. Sin embargo, existe el peligro de que, dentro de un breve lapso de tiempo, esta carta se muestre tan carente de atractivo como unos años antes el sueño de la “tierra”, ya que los puestos de trabajo, que requieren personal cualificado, son escasos y difícilmente serán accesibles a la juventud indígena.

FaLang translation system by Faboba